Villa de Zorros de Zao

Visita y juega con seis tipos distintos de tiernos zorros

Por Rebecca Daum   

Ubicada en las montañas cerca de Shiroishi, hay una "villa" que está llena con más de 100 animales y 6 tipos diferentes de zorros. La villa de zorros de Zao es uno de los mejores lugares en Japón para visitar y ver zorros. Estos animales andan libremente por una reserva en la que pueden ingresar visitantes. Los zorros son criaturas populares en el folklore japonés, con mucho por aprender acerca de la historia y la cultura compartida con ellos. Sin embargo, el motivo principal para visitar esta villa de zorros es porque son demasiado adorables.

Qué esperar al visitar la villa de zorros de Zao

No estaba segura de qué esperar cuando visité esta villa. Sonaba como un lugar interesante, pero no sabía cuántos zorros habría. Luego de la visita, puedo decir que definitivamente no me decepcionó.

Cuando uno entra y paga el valor del pase, también se puede comprar algo de comida para los zorros por 100 yenes. Hay varias reglas sobre dónde y cómo alimentar a los zorros. No pueden alimentarse dentro de las jaulas y se debe arrojar la comida en lugar de alimentar a los zorros con la mano. El personal explica las reglas a los visitantes en japonés y cuentan con un cartel con imágenes y señales de prohibición para ayudarte a entenderlas.

La primera parte de la villa de zorros es como un zoológico de niños en donde se pueden acariciar los animales. Hay algunos zorros, dentro de sus jaulas o con correas. También hay algunos conejos que se pueden acariciar y cargar, así como caballos miniatura y algunas cabras. Es una parte de la villa que se puede disfrutar sin problemas. Se pueden acariciar los animales y tomarse fotos con ellos. Sin embargo, en cierto punto comencé a preguntarme: "¿Ésto es todo?". La respuesta fue "No, ésto no es todo".

Tantos zorros. (Créditos de foto: Leung Cho Pan © 123RF.com)
Tantos zorros. (Créditos de foto: Leung Cho Pan © 123RF.com)

La parte principal de la villa de zorros comienza luego de atravesar una puerta. Esta área es abierta y los zorros pueden caminar a través de todo el recinto libremente. Hay muchos árboles y arbustos, y se puede sentir como si se estuviera realmente fuera en la naturaleza salvaje. La mayoría de los zorros se encuentran en este sitio, pudiendo ver de todas las variedades y colores. Algunos se dirigirán hacia ti con curiosidad y otros huirán. Muchos de los zorros se encuentran durmiendo o descansando, lo que es también muy adorable de ver.

Después de alimentarlos, los zorros probablemente decidan seguirte por un rato, esperando más comida. Uno se puede acercar mucho a los zorros, aunque son animales salvajes. No recomendaría tratar de tocarlos porque puede que ellos intenten morder. Varios de ellos son evidentemente poco amigables y es probable que se alejen tímidamente. Existe poca supervisión de los empleados en esta área, por lo que es conveniente ser precavido.

Tan lindos, pero estarán esperando ser alimentados... (Créditos de foto: Rebecca Daum)
Tan lindos, pero estarán esperando ser alimentados... (Créditos de foto: Rebecca Daum)

La reserva tiene estructuras y pequeñas casas diseñadas para los zorros, y hay un santuario con estatuas y un torii también. El área es hermosa y el recorrido es entretenido. Las montañas de Zao que conforman el paisaje, también son muy bellas y pintorescas.

¿Cuánto cuesta la entrada a la villa de zorros de Zao?

Actualmente, el ticket tiene un valor de 1000 yenes por adulto, con entrada gratuita para niños menores de 12 años. La villa de zorros también tiene una pequeña tienda de souvenirs y de comida.

Mi viaje a la villa de zorros fue muy divertido y placentero. Fue algo diferente, una experiencia que no se puede encontrar en otro lado. Si te gustan los zorros, la naturaleza o las cosas adorables, te recomiendo enormemente realizar esta visita.

¿El artículo fue útil?

Sugerir alguna edición

1
0
Malena Roz

Malena Roz @malena.roz

Tourismologist in Argentina. I currently take photos as a hobby and also work as a ceramist in my free time.

Original by Rebecca Daum

Deje un comentario