Parque nacional Akan-Mashu

Una aventura a lo más recóndito de Hokkaido para explorar sus sagrados lagos y prístinos bosques

Hokkaido sigue siendo un territorio inexplorado para muchos visitantes de Japón, y aún menos viajeros llegan al verdadero campo más allá de los centros turísticos. En una pena, ya que Hokkaido es una tierra pidiendo ser explorada. Es casi un país en sí mismo, especialmente cuando te diriges hacia el este y te adentras en los picos nevados y los bosques inexplorados del Parque Nacional Akan-Mashu; no puedes evitar sentir que estás dejando atrás el mundo que conoces.

Es un sentimiento especialmente exacerbado por el hecho de que los rincones más lejanos de Hokkaido todavía se comparten con los indígenas Ainu que aún mantienen asentamientos en el área. Por eso, dentro del parque nacional encontramos frecuentemente tradiciones japonesas y ainu conviviendo juntas, los motivos característicos de los ainu se derivan de la naturaleza de las tierras, completamente diferentes de los nacidos desde perspectivas japonesas.

Para un área tan alejada del Japón más famoso y visitado, sorprende saber que es posible llegar a los tres pequeños aeropuertos de la región de Memanbetsu, Kushiro y Nakashibetsu, a noventa minutos de Tokio. Desde allí se puede llegar al Parque Nacional Akan-Mashu en poco más de una hora en auto o en autobús, y tu viaje desde el aeropuerto es una aventura directa hacia lo desconocido. En los meses más calurosos, se puede ver un paisaje verde con rústicos picos marrones, mientras que en el resto del año se verás un paisaje intensamente helado con los lagos sucumbiendo ante el frío del norte y los árboles cargados con nieve.

Es probable que la entrada al Parque nacional sea a través del área de Akan al suroeste del parque, que toma su nombre del Lago Akan en su centro y también es el parque nacional más antiguo de Japón, junto con el Parque Nacional Daisetsuzan. Circundando el lago Akan está la caldera de Akan, la más grande de Japón con más de 20 km de longitud que invocan innumerables picos volcánicos de formas suaves, imitando a las garzas que vuelan por la zona y los picos más abruptos aluden al pasado volcánico de la caldera. Sentados debajo de las tranquilas aguas del mismo lago, se encuentran los icónicos marimo, las adorables formas de algas verdes aterciopeladas que crecen a un tamaño asombroso solo en el lago Akan.

Desde finales de diciembre, el lago se convierte en una vista helada que se puede conocer de forma segura a pie, incluso cuando el olor ocasional de azufre y el puñado de charcos de burbujas que interrumpen el hielo te recuerdan el poder volcánico que se dormita debajo. Es una caminata impresionante, especialmente en las primeras horas de la mañana cuando ves las montañas aparecer entre la niebla de la madrugada a medida que el sol sale por encima, lo que te hace entender por qué este lago era una parte importante de la tradición Ainu.

Para aquellos que deseen aprender más acerca de estas tradiciones, la Villa para visitantes Akan Ainu Kotan, por cierto, el asentamiento más grande de Ainu en Hokkaido, es acogedor para los turistas y un gran punto de entrada a la cultura del pueblo ainu, a poca distancia a pie del lago. La villa incluye edificios tradicionales, un museo, un teatro para las artes escénicas, así como numerosas tiendas y restaurantes que seguramente intrigarán a aquellos que buscan la artesanía y la cocina ainu. En particular, los atrevidos motivos de los bordados y tallas de Ainu representan una interpretación alternativa de la naturaleza y nos traen a la memoria que el impresionante paisaje del que forma parte se ha vivido de manera muy similar durante milenios por aquellos que han habitado la zona desde la antigüedad. En otros lugares, los hoteles y cafés de los alrededores ofrecen una interpretación más moderna de la cultura ainu y nos recuerda que no se trata de una cultura congelada en el tiempo sino de una forma de vida que sigue evolucionando.

En medio del lago helado y las montañas nevadas, Akan es también el hogar de numerosos resorts de aguas termales en el onsen que ofrecen aguas curativas y deliciosa comida local para que se recupere y le dé ganas de aventura. Más allá del trekking en y alrededor del lago, los guías locales recorren raquetas de nieve en los bosques y colinas circundantes. En estos bosques antiguos y profundos, estás realmente alejado de toda apariencia de civilización, un recordatorio de que estas tierras no han cambiado en gran medida a lo largo de los milenios y que eres huésped de los zorros salvajes y ciervos que patrullan los mágicos paisajes nevados.

Salir desde el área de Akan hacia el este te lleva al área de Mashu, donde te recibe la imponente forma del Monte Iō, conocido en idioma ainu como Atusa-Nupuri. Los respiraderos del volcán activo arrojan constantemente vapores y el intenso contenido de azufre de sus túneles tiñen la tierra de amarillo. Este mismo poder volcánico se manifiesta suavemente en los Onsen Kawayu, donde un río de aguas termales fluye a través de la propia ciudad, e invita a sumergir tus pies en sus cálidas aguas mientras te preparas para tu siguiente destino.

 (Créditos de foto: Ignatius Koh)
(Créditos de foto: Ignatius Koh)

Para disfrutar de otra vista relajante, las orillas del lago Kussharo son el hogar de innumerables cisnes cantores que disfrutan del calor del onsen tanto como tú, flotando en las aguas cercanas a la orilla donde las aguas termales se encuentran con el lago. Para una buena experiencia en el onsen, tienes muchas opciones en los alrededores donde muchas cabañas incluso tienen sus propias aguas termales naturales.

Para aquellos que desean adentrarse a las aguas, hay una serie de excursiones en canoa por el Lago Kussharo que operan durante todo el año, incluso en invierno. Ahí puedes remar suavemente a través del lago hacia el pequeño río que desemboca en él para ver la naturaleza que lo envuelve desde una nueva perspectiva. Al principio quedarás atrapado por la impresionante calma del paisaje, pero poco a poco te darás cuenta del vuelo de las aves sobre tu cabeza, el nado de los peces por tus pies e incluso el suave chapoteo del agua en las orillas para una experiencia cautivadora que te pondrá en sintonía con la naturaleza del parque.

El clímax de tu viaje hacia el área de Mashu tiene que ser el mismo Lago Mashu, que es un centro espiritual y una vista central para esta sección del parque. El lago, que se puede ver desde algunos miradores, es una vista fascinante, sin importar la época del año, y siéntete seguro de que te perderás en su belleza al igual que las generaciones anteriores.

Para una parte de Hokkaido que contrasta la naturaleza intacta a lo largo de los siglos con una cultura viva que continúa evolucionando, planifica tu viaje al Parque Nacional Akan-Mashu. Ahí tienes garantizado un encuentro al aire libre que te hará sentir humilde frente a la majestuosidad del entorno y dejará latente el deseo de regresar.

Centro y museo de ecología Kawayu en inglés
Tel. 015-483-4100

Parque Nacional Akan-Mashu visitado en diciembre y enero.

¿El artículo fue útil?

Sugerir alguna edición

0
0
JapanTravel Featured

Featured on Japan Travel

Advertising feature

Deje un comentario